Skip to content

¿Son seguros los aceites esenciales para los perros?

30 mayo, 2021

En los últimos años, los aceites esenciales se han vuelto cada vez más populares, por lo que no sorprende que algunos dueños de perros quieran probarlos. Los aceites esenciales a menudo se anuncian como opciones de tratamiento natural o incluso como alternativas a la medicina tradicional, y tratan todo, desde la ansiedad hasta las afecciones de la piel. Sin embargo, natural no siempre significa seguro. Puede haber riesgos graves asociados con el uso incorrecto de aceites esenciales para tratar a los perros, pero también formas de usarlos de manera segura.

¿Pueden ayudar los aceites esenciales?

Los aceites esenciales están hechos de sustancias vegetales altamente concentradas. La investigación preliminar sugiere que estos potentes aceites pueden tener algunos beneficios para la salud de los perros y humanos, y muchos veterinarios holísticos incorporan aceites esenciales en sus prácticas. Aunque todavía no existe una gran cantidad de evidencia científica sobre si los aceites esenciales son efectivos para tratar una serie de enfermedades en los perros, muchos propietarios están dispuestos a intentar usar aceites para ayudar con una amplia gama de afecciones, desde ansiedad y problemas de la piel. para la prevención de pulgas y garrapatas.

Los riesgos de los aceites esenciales

Es fácil confundir lo natural con lo seguro. Sin embargo, la realidad es un poco diferente. Los aceites esenciales son sustancias potentes que pueden presentar graves riesgos si se utilizan de forma inadecuada. Si alguna vez ha usado usted mismo los aceites esenciales, entonces sabrá la diferencia que pueden hacer unas gotas.

La aplicación tópica de aceites puede irritar la piel, la tuya y la de tu perro. Esto es contraproducente para el tratamiento de afecciones de la piel y puede aumentar la incomodidad de su perro. Por lo tanto, sin la orientación profesional adecuada, es mejor evitar el uso de aceites esenciales de forma tópica o directa en su perro. En su lugar, busque productos formulados por expertos que incorporen aceites esenciales seguros para perros.

Los productos químicos de los aceites esenciales se absorben rápidamente en el sistema, ya sea que se reciban por vía oral o a través de la piel, y el hígado los metaboliza. Por lo tanto, el uso de aceites esenciales podría ser problemático para cachorros y perros jóvenes, perros con enfermedad hepática o perros ancianos.

Si su cachorro puede alcanzar el aceite esencial que le puso y lo lame, podría provocarle molestias gastrointestinales. Nunca deje aceites esenciales o botellas en un lugar donde su perro (o cualquier otra mascota o niño) pueda conseguirlos. Si su perro ingiere aceites esenciales, comuníquese con su veterinario y el centro de control de intoxicaciones de inmediato.

imagen-del-cuerpo-corgi-preocupado

Las narices de los perros son mucho más poderosas que las nuestras, así que tenlo en cuenta si usas o difundes aceites esenciales en tu hogar. Poner unas gotas de aceite de lavanda en la ropa de cama de un perro puede ayudar a calmarlo o simplemente puede causar más estrés. Los aceites usados ​​incorrectamente también pueden provocar cambios en el comportamiento, efectos adversos en el sistema nervioso central y problemas respiratorios, todos los cuales pueden ser graves. Algunos aceites esenciales son venenosos para los perros. Esto incluye aceite de canela, cítricos, poleo, menta, pino, abedul dulce, árbol del té (melaleuca), gaulteria y ylang ylang. Estos aceites son tóxicos ya sea que se ingieran por vía oral o se extiendan sobre la piel.

Los preventivos naturales de pulgas y garrapatas que utilizan aceites esenciales pueden ser problemáticos, según los veterinarios. La Agencia de Protección Ambiental considera que estos productos son pesticidas de riesgo mínimo, lo que significa que están exentos de la mayoría de las regulaciones. Se informaron algunas reacciones adversas cuando los propietarios siguieron las instrucciones para aplicarlas en la piel de su perro como preventivo de pulgas y garrapatas, aunque la mayoría de los casos de toxicidad se debieron al mal uso del producto. Dado que hay una falta de datos que respalden el éxito de estos productos, los propietarios que los usan pueden poner a sus perros en riesgo de contraer enfermedades transmitidas por pulgas y garrapatas, así que pídale consejo a su veterinario sobre la mejor manera de incorporar pulgas y marque el control en el plan de tratamiento de su perro.

Uso seguro de aceites esenciales

Si desea utilizar aceites esenciales con sus perros, existe una forma fácil de hacerlo de forma segura: hable con su veterinario. Su veterinario le informará qué aceites son potencialmente dañinos y también puede brindarle información sobre los mejores aceites portadores para diluir adecuadamente los aceites esenciales para perros, así como las dosis adecuadas.