Skip to content

¿Pueden los perros comer cebollas?

31 mayo, 2021

Las cebollas pueden causar más daño a su perro que solo mal aliento. Este picante favorito culinario puede agregar sabor a sus platos, pero contiene una toxina que puede causar serias complicaciones a los perros.

¿Son las cebollas tóxicas para los perros?

Las cebollas contienen un principio tóxico conocido como disulfuro de N-propilo. Este compuesto provoca la degradación de los glóbulos rojos, lo que provoca anemia en los perros.

La toxina causa daño oxidativo a los glóbulos rojos de su perro al adherirse a las moléculas de oxígeno en los glóbulos rojos de su perro. Esto reduce la capacidad de los glóbulos rojos para transportar oxígeno y también engaña al cuerpo de su perro para que piense que el glóbulo es un invasor. El glóbulo rojo se destruye en un proceso conocido como hemólisis, lo que resulta en anemia hemolítica.

¿Qué partes de las cebollas son tóxicas para los perros?

Todas las partes de la planta de cebolla son tóxicas para los perros, incluida la carne, las hojas, el jugo y los polvos procesados. Las cebollas crudas o cocidas, fritas o en polvo y el resto de la familia del allium (ajo, chalotes, puerros y cebolletas) son perjudiciales para los perros.

La cebolla en polvo se encuentra en una gama sorprendentemente amplia de alimentos, desde sopas hasta alimentos para bebés. Solo se necesitan 100 gramos de cebolla (aproximadamente del tamaño de una cebolla mediana) por cada 20 kilogramos del peso de un perro para causar efectos tóxicos, lo que significa que un perro de 45 libras solo tendría que comer una cebolla de tamaño mediano a grande. experimentar niveles peligrosos de toxicidad. Dado que la mayoría de los perros devorarían felizmente una bolsa de aros de cebolla desatendidos o una cazuela de cebolla, si se les da la oportunidad, esta es una gran preocupación.

cuerpo de cebolla

Los polvos de cebolla y ajo son incluso más potentes que las cebollas frescas. Siempre es una buena idea revisar la etiqueta de cualquier alimento para humanos que le damos a nuestros perros, y la cebolla en polvo debe estar en su lista de “no hacer”. Como advertencia para quienes viven en hogares de varias especies, las cebollas son aún más tóxicas para los gatos que para los perros, así que mantenga los estómagos de los felinos y caninos libres de golosinas de cebolla.

Síntomas de la toxicidad de la cebolla en perros

Si cree que su perro puede haber comido cebollas, hay algunos síntomas de anemia que debe tener en cuenta:

  • Letargo
  • Debilidad
  • Disminucion del apetito
  • Encías pálidas
  • Desmayo
  • Orina rojiza

La ASPCA también enumera los vómitos, la frecuencia cardíaca elevada y los jadeos como signos de toxicidad de la cebolla.

Si su perro presenta alguno de estos síntomas, lo mejor que puede hacer para ayudarlo es llevarlo a un veterinario lo antes posible. Su veterinario diagnosticará la condición de su perro en función de sus síntomas y análisis de sangre. Si su veterinario detecta anemia hemolítica o la formación de cuerpos de Heinz en un frotis de sangre, y eso se combina con un historial reciente de exposición a la cebolla, todos los signos apuntan a la toxicidad de la cebolla.

Otras afecciones también pueden causar anemia hemolítica, por lo que es importante obtener un diagnóstico preciso para garantizar que su perro reciba la mejor atención.

Tratamiento de la toxicidad de la cebolla en perros

Lo más importante que puede hacer, como dueño de un perro, para tratar y prevenir la toxicidad de la cebolla es nunca permitir que su perro coma cebollas. Si su perro sufre efectos tóxicos, probablemente necesitará atención veterinaria. Su veterinario puede inducir el vómito, dependiendo de qué tan recientemente su perro comió las cebollas, y ofrecerá cuidados de apoyo hasta que el cuerpo de su perro pueda producir suficientes glóbulos rojos sanos para reemplazar los dañados. En casos graves, su perro puede necesitar una transfusión de sangre.

cuerpo de beagle

La toxicidad de la cebolla puede ser fatal. Cuanto más rápido lleve a su perro al veterinario, mayores serán sus posibilidades, y podrá evitar que el envenenamiento por cebolla vuelva a ocurrir en el futuro manteniendo los platos de cebolla fuera del alcance de narices curiosas.

Verduras saludables para perros

Las cebollas pueden ser una opción, pero hay muchas verduras saludables que son perfectamente seguras para los perros y que puedes alimentarlas en su lugar. Intente ofrecerle a su perro zanahorias, pepinos o judías verdes como un bocadillo saludable, y vea más frutas y verduras que los perros pueden y no pueden comer aquí.

RELACIONADOS: ¿Pueden los perros comer ajo?