Skip to content

¿Por qué mi perro cojea?

29 mayo, 2021

Como nosotros, los perros cojean por una variedad de razones. A diferencia de nosotros, los perros no pueden decirnos qué sucedió o dónde duele usando palabras, dejándonos luchando por descubrirlo por nosotros mismos.

Su recurso más valioso para determinar la causa de la cojera de su perro es su veterinario. Sin embargo, antes de llamar para hacer una cita, la mayoría de nosotros queremos saber un poco sobre las causas comunes de la cojera en los perros, qué esperar de una visita al veterinario y cuándo la cojera es una emergencia veterinaria.

Inicio gradual frente a cojera repentina

Hay dos tipos de cojera: aparición gradual y aparición repentina. Las cojeras de inicio gradual ocurren lentamente con el tiempo. Las cojeras repentinas ocurren rápidamente, como su nombre lo indica, generalmente después de una lesión o trauma. Saber si la cojera de su perro es repentina o gradual puede ayudar a su veterinario a determinar las posibles causas de la cojera de su perro y puede ayudarlo a determinar si la cojera de su perro es una emergencia veterinaria.

En general, las cojeras de aparición gradual son causadas por una condición subyacente, crónica o degenerativa, como la osteoartritis o la displasia. Las cojeras de aparición repentina, por otro lado, generalmente son causadas por una lesión o trauma.

El hecho de que su perro tenga una cojera gradual no significa que deba posponer la cita. Algunas causas de cojera gradual, como el cáncer de huesos o la displasia de cadera, pueden tratarse de manera más eficaz si se detectan más temprano que tarde.

Cuándo llamar al veterinario

En general, es mejor ir a lo seguro y programar una cita con un veterinario para una cojera que dura más de unos pocos minutos, pero al igual que con las personas, los perros parecen tener la habilidad de lastimarse fuera del horario normal de oficina. Entonces, ¿cómo sabe cuándo puede esperar hasta la mañana siguiente y cuándo debe acudir rápidamente a la sala de emergencias?

Las cojeras de inicio gradual o las cojeras de inicio repentino que no parecen molestar demasiado a su perro generalmente pueden esperar unas horas y, en algunos casos, incluso pueden resolverse por sí solas durante el período de espera. En otros casos, sin embargo, su perro no puede esperar.

Los huesos rotos o las articulaciones dislocadas requieren atención inmediata, y el daño a los nervios puede ser un signo de una afección neurológica más grave o una lesión de la columna. Debe llevar a su perro al veterinario o a la sala de emergencias veterinarias si su perro muestra alguno de los siguientes signos de emergencia:

  • Miembro que cuelga (dislocación)
  • Hinchazón
  • Extremidad caliente
  • Rotura obvia o ángulo antinatural

Causas comunes de cojera en perros

La cojera en los perros es una queja veterinaria frecuente, y existe una amplia gama de posibles causas, desde afecciones crónicas hasta traumatismos. Esto puede parecer abrumador, pero estas causas se pueden dividir en algunas categorías.

Lesión en la pata

Si alguna vez ha pisado un trozo de vidrio, entonces sabe cómo se siente tener algo afilado alojado en su pie. Los cuerpos extraños, como vidrio, clavos, palos, espinas, materia vegetal o cualquier otra cosa que no debería estar en la pata de su perro, duelen. Hacen que sea incómodo caminar y pueden provocar una infección. Las picaduras o mordeduras de insectos y animales también pueden causar sensibilidad y cojera, al igual que laceraciones, uñas de los pies rotas, quemaduras, congelación y hematomas. Una señal de que su perro puede tener algo atascado en la pata es que la lamerá sin cesar.

Enfermedad de las articulaciones

Algunas afecciones provocan un desgaste gradual de las articulaciones y el sistema musculoesquelético. Esto lleva a cojear. Osteoartritis, displasia de cadera, displasia de codo, luxación rotuliana, enfermedad de ligamentos, enfermedad del disco intervertebral, y osteocondritis disecante (TOC) todos pueden causar cojera en cualquiera de las extremidades afectadas. Las infecciones como la enfermedad de Lyme también pueden causar dolor en las articulaciones y cojera, que es solo una razón más por la que es importante que su perro tome un preventivo eficaz contra las garrapatas.

Si su perro es diagnosticado con artritis o sufre de displasia, su veterinario probablemente le recomendará un suplemento para articulaciones de grado veterinario de glucosamina y condroitina. Suplementos para articulaciones como Masticables Glyde Mobility se utilizan a menudo como una intervención temprana y durante la progresión de la osteoartritis porque son seguros para su uso a largo plazo en la mayoría de los pacientes. Si bien la investigación aún es limitada, los suplementos para las articulaciones como Glyde pueden ayudar a reducir los síntomas de la osteoartritis y la displasia de cadera.

Enfermedad ósea

Algunas enfermedades afectan los huesos de las piernas de su perro. Los perros más jóvenes, especialmente los cachorros de razas grandes, pueden desarrollar afecciones como osteodistrofia hipertrófica y panosteítis, que hacen que caminar sea doloroso. Ciertos cánceres, como el osteosarcoma, también afectan a los huesos y requieren un diagnóstico rápido para un mejor pronóstico.

Lesión o trauma

Las lesiones y los traumatismos son las causas más obvias de cojera en los perros. Desde accidentes automovilísticos hasta lesiones deportivas, nuestros perros están expuestos a casi tantos tipos de lesiones como nosotros. Huesos rotos, fracturas, esguinces, dislocaciones, desgarros de ligamentos, trauma articular, y las lesiones de la columna vertebral pueden causar cojera de moderada a grave y, en algunos casos, es posible que el perro no pueda poner peso en la pierna afectada. El acondicionamiento adecuado puede ayudar a reducir el riesgo de algunas lesiones deportivas, pero un atleta canino que cojea debe descansar lo suficiente hasta que se identifique y trate la causa de la cojera.

Si su perro se vuelve gravemente cojo (especialmente si es un cachorro), espere unos 15 minutos y trate de mantener a su cachorro quieto y tranquilo. Son como niños y probablemente gritarán y llorarán durante unos cinco minutos. Puede encontrarlos actuando perfectamente normal después de ese tiempo y ahorrarse un viaje a la sala de emergencias.

Sin embargo, si aún están cojos o no soportan peso después de 15 minutos, debe hacer que los examine su veterinario.

Diagnóstico de un perro cojeando

A veces, la causa de la cojera de su perro es clara, como un hueso roto o un trozo de vidrio en la almohadilla de una pata. Otras veces, la causa es un poco más elusiva.

Es posible que su veterinario deba realizar algunas pruebas para determinar la causa de la cojera de su perro. Las radiografías pueden ayudar a identificar un hueso roto, una enfermedad articular y otras anomalías esqueléticas. Las biopsias y la recolección de líquido articular pueden ayudar a identificar el cáncer y otras posibles causas, y también pueden ser necesarios análisis de sangre para detectar enfermedades infecciosas como Lyme o enfermedades relacionadas con el sistema inmunológico.

Antes de la prueba, su veterinario realizará un examen físico de su perro para evaluar la sensibilidad, el dolor y el rango de movimiento de sus extremidades. También puede hacer su propio examen en casa antes de llamar al veterinario. Sin embargo, sin el entrenamiento adecuado, probar el rango de movimiento y manipular la pierna de su perro es una mala idea y podría lastimarlo aún más. Puede pasar suavemente su mano por la pierna y la pata de su perro para verificar si hay hinchazón, calor y para determinar dónde está sensible su perro. Esta información puede ayudar a su veterinario a determinar si su perro puede esperar o no una apertura o si necesita acudir en caso de emergencia.

Tratar a un perro que cojea

El tratamiento para la cojera de su perro variará según la causa. El plan de tratamiento de su perro podría ser tan simple como unos días de descanso o podría implicar una cirugía, más pruebas y una recuperación prolongada. Si bien esto puede parecer intimidante, en la mayoría de los casos, cuanto antes lleve a su perro a ver al veterinario, mejor será el pronóstico.

Mientras espera su cita, intente mantener a su perro lo más tranquilo posible y abstenerse de hacer ejercicio o jugar para evitar empeorar la cojera y, si es necesario, encerrar a su perro en el automóvil para evitar más lesiones.

Si tiene más preguntas sobre la cojera de su perro, comuníquese con su veterinario y programe una cita.

Nota: Nunca le dé a los perros ningún analgésico humano de venta libre o recetado, incluidos ibuprofeno o acetaminofén, ya que esto puede ser tóxico o fatal. Siempre consulte a su veterinario.

Masticables Glyde Mobility de Parnell son un suplemento para las articulaciones con un fuerte respaldo científico, que contienen la combinación única de mejillón de labios verdes (GLM), glucosamina y condroitina para promover la salud de las articulaciones. GLM contiene nutrientes beneficiosos como ácidos grasos omega-3, vitaminas, minerales y antioxidantes. Combinado con glucosamina y condroitina, GLM puede ayudar a disminuir el dolor y preservar la función de las articulaciones. Glyde Mobility Chews es el único suplemento para las articulaciones con niveles probados de estos ingredientes clave para ayudar a mantener la movilidad juvenil a lo largo de la vida de su perro. Con Glyde, proteger las articulaciones de su perro durante toda su vida es tan fácil como darle un masticado diario que crea que es un placer.