Skip to content

Estreñimiento en perros: causas, diagnóstico y tratamiento

29 mayo, 2021

El estreñimiento se refiere a la incapacidad de producir heces normales en un horario regular, que, para un perro, es generalmente una o dos veces al día. Los perros que sufren de estreñimiento no “se irán” en absoluto, no se esforzarán para defecar ni producirán heces duras como piedras.

En casos crónicos, los perros pueden retener materia fecal seca y dura en sus tractos digestivos. Esto se conoce como estreñimiento, en el que hay tanta materia fecal que se compacta y el perro no puede defecar en absoluto.

¿Cuáles son los signos del estreñimiento en perros?

Los signos de estreñimiento son bastante obvios e incluyen:

  • Falta de defecación durante unos días;
  • Heces duras y secas que se sienten como guijarros cuando las levanta.

Otros dos signos de malestar están asociados con el estreñimiento, que incluyen:

  • Tenesmo, que incluye esforzarse para defecar con poco o ningún resultado, o producir pequeñas cantidades de materia fecal líquida mezclada con sangre;
  • Disquecia, que es una defecación dolorosa o difícil.

¿Qué causa el estreñimiento?

En circunstancias normales, la materia fecal viaja a través del tracto digestivo y llega al colon, donde el agua y los electrolitos se absorben de la masa. La reabsorción de agua es la función principal del colon.

La materia fecal en el colon se mueve a través de un proceso conocido como “ondas peristálticas”. Si este proceso se altera o se ralentiza, la masa fecal se detendrá en el colon y continuará perdiendo humedad, volviéndose dura, seca y, en última instancia, imposible de eliminar.

Los científicos han utilizado durante mucho tiempo un término generalmente asociado con la geología: “concreción”—Para describir un taburete que es tan duro como una piedra.

Causas más comunes

Los libros de texto de veterinaria enumeran decenas de causas subyacentes, algunas tan benignas como la falta de ejercicio, otras problemas mucho más graves, como el cáncer. Los veterinarios clasifican estas causas en función de dónde se produce el problema a lo largo del tracto digestivo. Usan las palabras:

  • Interluminal (refiriéndose a bloqueos dentro del colon)
  • Extraluminal (obstrucciones que se originan fuera del colon, como tumores o fracturas pélvicas)
  • Intrínseco (enfermedades y lesiones nerviosas)

Algunas de las razones más comunes por las que los perros se estreñen incluyen:

  • Dieta—Al igual que en los seres humanos, el problema suele ser una dieta que carece de fibra. Además, a diferencia de los humanos, los perros tienden a comer cosas que no son comida, como pelo, juguetes y arena para gatos, y estos pueden causar bloqueos y tránsito fecal anormal. Los huesos, la harina de huesos y otras fuentes de calcio en la dieta pueden contribuir al estreñimiento.
  • Edad—Los perros ancianos parecen más propensos al estreñimiento.
  • Nivel de actividad—Por razones desconocidas, ser sedentario a menudo resulta en un tránsito más lento.
  • Tumores del tracto digestivo
  • Tumores que estrechan la región pélvica.
  • Problemas de las glándulas anales
  • Agrandamiento de la próstata
  • Deshidratación o desequilibrios de electrolitos.
  • Drogas incluyendo opiáceos, diuréticos, antihistamínicos, algunos antiácidos, ciertos medicamentos contra el cáncer
  • Enfermedades metabólicas, como hipotiroidismo y problemas renales (riñones)
  • Enfermedades y lesiones de la columna
  • Trastornos del sistema nervioso central
  • Estrés y problemas psicológicos—Algo en el entorno que lleve a un perro a sujetarlo.
  • Trastornos ortopédicos que dificultan que el perro se ponga en cuclillas.
  • Cirugía—Los procedimientos médicos y los medicamentos administrados durante estos procedimientos pueden provocar estreñimiento. Llame a su veterinario para que le aconseje si observa esto en el período posquirúrgico.

Qué hacer si tu perro está estreñido

Si el problema acaba de comenzar, no más de uno o dos días, algunos remedios caseros pueden hacer que las cosas se muevan nuevamente. Llame a su veterinario antes de agregar cualquier suplemento y tenga en cuenta que ninguna estrategia funciona para todos los perros. Pero algunos de los viejos métodos para tratar el estreñimiento incluyen:

  • Calabaza—Extrañamente, esta solución dietética funciona en algunos perros para el estreñimiento o la diarrea. Tiene un alto contenido de fibra y humedad, y a muchos perros les gusta el sabor, por lo que tomarán felizmente este medicamento. Hay varios recetas de deliciosas golosinas de calabaza que a los perros les encanta, aunque para regular el tracto digestivo probablemente sea mejor administrarlo directamente.
  • Comida enlatada para perros—El contenido elevado de humedad de los alimentos enlatados puede ayudar a regular el sistema.
  • Suplementos de fibra en polvo
  • Alimentos y hierbas como el jengibre, el salvado de trigo, las semillas de psyllium en polvo y el aceite de oliva, pueden ayudar. Un estudio de 2011, explorando tratamientos para el estreñimiento en humanos, demostró que la pasta de higo era eficaz para el tratamiento del estreñimiento en su colonia de investigación de Beagles. Los alimentos que ayudan a los humanos con el problema probablemente estén bien para los perros, pero siempre es prudente consultar con su veterinario.
  • Hidratación—Asegúrese de que su perro tenga acceso a agua fresca y tal vez a suplementos de electrolitos.
  • Ejercicio

Cuándo llevar a un perro estreñido al veterinario

Es una buena idea llamar al veterinario tan pronto como se dé cuenta del problema. El estreñimiento puede ser un signo de algunas enfermedades muy graves.

El estreñimiento crónico o prolongado puede provocar una acumulación de materia fecal seca que se atasca en el colon, lo que se conoce como estreñimiento. Esto puede contribuir a otra afección caracterizada por la incapacidad para defecar normalmente: el megacolon. El colon se distiende y pierde su capacidad para mover las heces. El estreñimiento crónico contribuye y es un signo de este trastorno.

Cuando visite al veterinario, asegúrese de venir armado con la mayor cantidad de información posible, que incluye:

  • La última vez que su perro tuvo una evacuación intestinal normal
  • Color y consistencia de las heces
  • Cambios en la dieta o la rutina del perro.
  • Artículos no alimentarios que el perro pueda haber comido (esto puede incluir cualquier cosa, desde huesos hasta arena para gatos)
  • Esfuerzo o dolor al intentar ir
  • Tratamientos farmacológicos
  • Lesiones
  • Otros signos de angustia o malestar, especialmente vómitos, letargo o apariencia hinchada.

Dependiendo de la duración y severidad de los síntomas, el examen veterinario puede consistir en:

  • Palpación abdominal
  • Examen rectal
  • Radiografías de la zona abdominal.
  • Enema de bario
  • Ecografía o colonoscopia
  • Hemograma completo
  • Análisis de orina
  • Examen neurologico

Prevención y tratamiento veterinario

La mayoría de los casos se resolverán con tratamientos leves, como aumentar los líquidos y la fibra dietética o hacer más ejercicio. Los supositorios laxantes y los enemas pueden ser útiles, pero solo deben usarse con la guía de un veterinario, especialmente si se necesitan durante períodos prolongados.

Los casos más extremos requerirán intervenciones médicas como:

  • Eliminación manual de heces impactadas
  • Medicamento para activar la función normal del colon o para bloquear la producción de ciertas enzimas.
  • La cirugía puede ser necesaria en casos extremos muy raros, generalmente para megacolon. Un procedimiento quirúrgico se conoce como colectomía, en el que se extraen secciones del colon.

Para la mayoría de los perros, el estreñimiento será un problema poco frecuente, que se mantendrá bajo control mediante una dieta bien equilibrada, acceso a agua fresca y ejercicio regular.