Skip to content

Enfermedad de Cushing en perros

28 mayo, 2021

Si su perro mayor bebe y orina más de lo normal, podría deberse a una variedad de razones. Una de las causas que puede detectar su veterinario es la enfermedad de Cushing (EC), también conocida como hiperadrenocorticismo. Esta afección, generalmente causada por un tumor en la glándula pituitaria, es mucho más común de lo que creemos, pero debido a las complejas pruebas de diagnóstico necesarias, está infradiagnosticado. El tratamiento es costoso y continuo, y requiere un seguimiento constante.

Es posible que haya oído hablar de la hormona del estrés cortisol y la respuesta asociada de “lucha o huida”. El cortisol está controlado por la corteza suprarrenal, ubicada en la capa externa de las glándulas suprarrenales. Estas dos glándulas del tamaño de un maní, situadas frente a los riñones, producen hormonas para ayudar al cuerpo a realizar funciones esenciales.

La glándula pituitaria, una glándula diminuta que se encuentra en la base del cerebro, libera hormona adrenocorticotrófica (ACTH), que a su vez le dice a las glándulas suprarrenales que liberen cortisol, también llamado glucocorticoides. En una mascota con EC, un tumor en la glándula pituitaria o, con menos frecuencia, en una de las glándulas suprarrenales, hace que la corteza libere una cantidad excesiva de cortisol.

Síntomas de la enfermedad de Cushing

A menudo, los propietarios informan que su primera pista de que algo podría haber estado mal fue que su perro quería salir por la noche a orinar. La enfermedad causa sed extrema, por lo que un perro con EC tiende a beber grandes cantidades de agua y a orinar con frecuencia. A medida que avanza la enfermedad, los perros pierden músculo y se debilitan. Los propietarios pueden notar un adelgazamiento de la piel, lesiones en la piel y pérdida de cabello en los flancos, el cuello y el perineo. La obesidad y la falta de energía también son síntomas.

Debido a que se necesita tiempo, al menos un año, para que se desarrollen estos síntomas, y debido a que los síntomas a menudo se confunden con signos comunes de envejecimiento, muchos perros tienen la forma avanzada de EC antes de que el dueño reconozca que existe un problema.

Causas de la enfermedad de Cushing

La enfermedad de Cushing es un síndrome de origen natural, pero también puede ser causado por la administración de cantidades excesivas de prednisona o dexametasona durante períodos prolongados. La aplicación crónica de gotas para los oídos que contienen esteroides también puede causar la afección porque el medicamento se absorbe a través de la piel. Los perros afectados desarrollan síntomas que son idénticos a los de la enfermedad basada en el tumor. Esta forma se resuelve una vez que se suspenden los esteroides.

Ciertas razas tienen un mayor riesgo de desarrollar EC. El Poodle, Dachshund, Boston Terrier, Boxer y Beagle son algunas razas a tener en cuenta. Casi todos los pacientes tienen más de ocho años cuando se desarrolla la EC.

Perro Beagle bebiendo agua clara de primer plano del cuenco de acero.

Diagnóstico de la enfermedad de Cushing

Diagnosticar la EC no es fácil y puede resultar bastante caro. Cuando un veterinario sospecha esta enfermedad, se necesitan análisis de sangre y orina para hacer el diagnóstico. La orina diluida y la elevación de la enzima hepática fosfatasa alcalina en la sangre indican que puede ser necesario realizar pruebas de EC.

La enfermedad de Cushing se puede verificar con una prueba de estimulación con hormona adrenocorticotrópica (ACTH). Para esta prueba, se extrae una muestra de sangre del paciente, luego se le administra una inyección de ACTH y se toma un segundo análisis de sangre unas horas más tarde. Si el nivel de cortisol del perro aumenta un poco, su respuesta suprarrenal es normal. Si comienza alto y sube aún más, se confirma un diagnóstico de EC.

El veterinario también puede utilizar un segundo método, la prueba de supresión con dexametasona, en la que el perro recibe una inyección del esteroide dexametasona. En un perro sano, el nivel de cortisol desciende durante las siguientes horas porque el esteroide suprime la producción suprarrenal. Si el nivel de cortisol no baja, sugiere que hay un tumor que no responde al medicamento.

Los exámenes de ultrasonido también le permiten al veterinario determinar si un tumor está presente o no y si está ubicado en la glándula pituitaria o las glándulas suprarrenales.

Tratamiento de la enfermedad de Cushing

La ubicación del tumor determina qué tratamiento usar. Más del 90 por ciento de los perros con EC tienen un tumor de la glándula pituitaria. Este tipo de tumor mide solo milímetros y suele ser benigno, pero es problemático porque produce y libera cantidades incontroladas de ACTH que, como se explicó anteriormente, estimula la corteza suprarrenal para que libere cantidades excesivas de cortisol.

Aunque los tumores pituitarios se eliminan de forma rutinaria en las personas, esta técnica quirúrgica aún está en su infancia en los perros. Tratamos a la mayoría de los perros con EC de origen pituitario con medicamentos. El mitotano (Lysodren) y el trilostano (Vetoryl) son medicamentos orales que destruyen selectivamente parte de la corteza suprarrenal de modo que, aunque el tumor de la glándula pituitaria continúa liberando ACTH, los niveles de cortisol permanecen normales. Se requiere un control cuidadoso para garantizar que los medicamentos no destruyan toda la corteza y que el cortisol se mantenga en un nivel definido.

La EC de base suprarrenal, que afortunadamente es la forma rara de la enfermedad, es más preocupante y se trata mejor con cirugía. Aproximadamente la mitad de estos tumores son malignos, crecen agresivamente y hacen metástasis rápidamente. Es poco probable que la escisión quirúrgica de un tumor suprarrenal maligno sea curativa. Si es un crecimiento benigno, la cirugía puede curarlo, pero la cirugía es un procedimiento complicado.

Una vez que se ha iniciado el tratamiento, los síntomas de la EC deberían comenzar a disiparse, comenzando con una disminución del consumo de alcohol en una semana aproximadamente. Las lesiones cutáneas tardan un poco más (varios meses) en resolverse.

Pronóstico para perros con enfermedad de Cushing

El tiempo de supervivencia promedio de un perro con EC es de aproximadamente dos años, y solo el 10 por ciento de los pacientes viven más allá de los cuatro años. Sin embargo, esta estadística no significa que esta enfermedad cause la muerte. Debido a que la EC se diagnostica con mayor frecuencia en perros geriátricos, la mayoría muere por causas no relacionadas provocadas por el envejecimiento.

El Dr. Jeff Grognet es un veterinario con práctica en Columbia Británica, Canadá, que también imparte cursos de asistente veterinario en línea.