Skip to content

Colapso de la tráquea: indicadores y tratamiento

31 mayo, 2021

La tos de su perro que envejece podría ser un signo de colapso traqueal

El colapso de la tráquea generalmente ocurre en perros de mediana edad a mayores. Puede ocurrir en cualquier raza, pero generalmente se observa en perros más pequeños. La obesidad agrava y amplifica la condición.

Los perros con colapso traqueal muestran una tos seca, ronca y con bocina iniciada por excitación, ejercicio, beber agua o temperaturas excesivamente altas o bajas. La tos en sí no es productiva (sin flemas), no hay secreción nasal y el perro no tiene fiebre. Muestran jadeos intensos, pueden tener membranas mucosas azuladas y sus episodios de dificultad respiratoria pueden ser bastante violentos. Estos episodios pueden durar varios minutos y generalmente se resuelven solos.

Lo que sucede cuando ocurren estos episodios violentos es que una parte de la tráquea colapsa y cae en las vías respiratorias. La tráquea no es un anillo cartilaginoso circular completo. Tres lados son cartílago y la porción dorsal es una membrana blanda. Esta membrana puede aflojarse con la edad, aunque algunos perros muestran colapso de la tráquea a una edad muy temprana.

Su veterinario diagnostica el colapso de la tráquea mediante un examen físico (la tos puede iniciarse manipulando el cuello), radiografías y fluoroscopio durante la inspiración y la espiración.

El tratamiento consiste en aliviar la ansiedad y el pánico del perro, reducir la hinchazón y la irritación de los tejidos, mantener abiertas las vías respiratorias, prevenir infecciones secundarias y aliviar las molestias con antitusígenos.

Los perros gravemente afectados pueden requerir cirugía, pero la mayoría de los animales se tratan médicamente.

El colapso de la tráquea es progresivo y de por vida, pero su veterinario puede ayudarlo con recomendaciones, medicamentos y medidas de control de peso que hagan que su perro se sienta más cómodo.